Las más macabras leyendas cortas de terror

Las historias de terror son las más populares en todas las culturas del mundo. En estos relatos por lo general están presentes el dolor y la muerte. Así que te invitamos a conocer las más macabras leyendas cortas de terror.

Leyendas Cortas de Terror
Leyendas Cortas de Terror

El callejón del muerto

En el año 1785 en la ciudad de Puebla, México vivió un hombre llamado Anastasio Priego, de buena reputación, responsable y trabajador, quien estaba casado con Juliana Domínguez que estaba embarazada de su primer hijo.

Esa misma noche Juliana entró en labores de parto, Anastasio rápidamente salió a buscar a la partera, ya que parecía que su primogénito estaba por nacer, se puso una capa para protegerse del frío y una espada por si le tocaba defenderse en el camino.

Cuando estaba atravesando el Callejón de Yllescas un hombre se interpuso en su trayecto, le dijo que le diera todo lo que llevaba. Anastasio no se dejó intimidar, al instante sacó la espada y lo mató.

Anastasio pensó entregarse a las autoridades y explicar lo que había sucedido, pero decidió callarse, el ladrón fue sepultado en un cementerio cercano pero su alma nunca pudo descansar en paz.

La gente del pueblo decía que desde ese día su espíritu deambulaba por ese lugar, que con el paso del tiempo fue llamado el Callejón del muerto, y que no había persona que pasara por allí y no fuese asustado por esa misteriosa sombra.

La mujer herrada

Se dice que cerca del año 1600, en una casa de la calle Puerta Falsa de Santo Domingo, conocida hoy como República de Perú, vivió un sacerdote en concubinato con una mujer. Esa relación era desaprobada por la gente, en especial por un amigo del religioso, un herrero que vivía a unas calles de distancia.

Una noche el herrero dormía, y de pronto escuchó que golpeaban a su puerta de forma  violenta, asustado abrió y vio a dos hombres vestidos de negro con una mula, quienes les  dijeron que los había mandado el sacerdote para que herrara al animal, ya que debía viajar muy temprano en la mañana.

Al herrero, todo le pareció extraño, sin embargo le puso las herraduras a la mula, y tan pronto estuvo lista aquellos hombres se la llevaron azotándola de manera muy fuerte. En la mañana, el hombre va a casa de su amigo.

El clérigo le dijo que no tenía pensado irse de viaje y que no había mandado a ningunas personas a su casa, ambos pensaron que de seguro todo se trataba de una broma. Pero cuando el sacerdote intentó despertar a su mujer se dio cuenta que estaba muerta y que en manos y pies tenía las herraduras que la noche anterior el herrero le había colocado a la mula.

Ambos interpretaron el hecho como un castigo por la mala acción que estaban cometiendo. Y aunque la mujer fue enterrada en la casa, se dice que el alma de ella nunca pudo descansar, y que convertida en una horrible criatura, mitad mula y mitad mujer, vaga por la calle donde se encuentra la casa conocida como la mujer herrada.

Leyenda de la mujer sin Corazón

Cuenta la leyenda que hace mucho tiempo atrás, en un pueblo de España, existió una pareja de la cual nació una niña, que con el pasar de los años desarrolló un amor enfermizo por su padre y a su vez un odio profundo por su madre, a quien veía como su rival.

En varias oportunidades le dijo a su padre que quería casarse con él y que deseaba que su mamá muriera para que ellos pudieran vivir felices. El padre aunque se molestaba le daba poca importancia a lo que decía la niña.

Lamentablemente al poco tiempo la mujer falleció, el hombre se encontraba muy deprimido, y notaba que por el contrario su hija estaba manejando la situación con bastante tranquilidad, sin saber que en realidad estaba muy feliz porque su madre ya no estaba con ellos.

Un día el padre le encarga a la niña comprar un corazón de cerdo para cocinarlo, ella se pasó la tarde jugando y cuando fue a la carnicería ya la habían cerrado, así que se le ocurrió la horrible idea de profanar la tumba de su mamá y arrancarle el corazón.

Cuando estaba ya en la cama, la niña comenzó a oír susurros de una voz familiar: ¡hija devuélveme el corazón que me has robado!, era la madre que había venido a reclamarle a su hija por tan cruel acción, y sin más llegó a la habitación y le arrancó el corazón a la pequeña. Desde ese día se dice que se ha visto al espíritu de La Mujer sin Corazón, llorando por su desafortunado destino.

Leyenda de las gemelas

Otra de las leyendas cortas de terror  cuenta que una familia integrada por una pareja y sus gemelas vivían muy felices en un poblado muy cercano a una transitada carretera, la joven la madre acompañada a diario a sus pequeñas al colegio.

Un día la mamá recibió una llamada de su trabajo, requerían su presencia de inmediato y le resultaba imposible continuar acompañando a las niñas como de costumbre, por lo que ellas tuvieron que seguir solas.

Con preocupación la madre despidió a las niñas, al tiempo que les repetía que no se soltasen de las manos y que cruzaran con mucho cuidado. Ella siguieron el camino y la mamá el suyo, cuando de pronto se escuchó un fuerte golpe, al voltear la más impactante escena, habían atropellado a las gemelas.

Pasado unos años la mujer logró embarazarse dando a luz a otras gemelas, la mujer intentaba mantenerlas alejadas de todo peligro, un día ella se acercaron mucho a la carretera y la mamá corrió desesperada a pedirles que no atravesaran la vía y la mujer quedó perpleja con lo que ellas les respondieron: no pensamos cruzar, ya nos atropellaron una vez, no volverá a suceder.

Leyenda del niño del bote

De acuerdo a la leyenda en el año 1976 en un pequeño poblado desconocido, vivía un matrimonio con su pequeño hijo, quien de pronto empezó a mostrarse muy nervioso y preguntaba frecuentemente: ¿quién juega y llora en la azotea todas las noches?.

Los padres le decían que de seguro era un gato y que por favor se fuera a dormir. Cada noche ocurría lo mismo, hasta que un día el matrimonio fue despertado por un fuerte grito de terror que venía de la habitación del niño, cuando llegaron el niño no estaba, lo buscaron todo el día con las autoridades pero no había rastros del pequeño.

Al volver a casa, los padres observan un bote sujeto con un lazo colgado en la azotea, al subir allí ven cómo había otro bote tirado sobre el techo de la habitación del niño y justo allí se encontraba el pequeño sentado en cuclillas con su cuerpecito todo arañado, sin vida y su cara reflejaba pánico.

Luego de esto, la pareja se mudó e intentaron continuar con sus vidas, pero cada año en el aniversario luctuoso del niño, se escucha el ruido del bote y el llanto del pequeño.

La leyenda del Antiguo Convento de Hermosillo

A mediados del siglo pasado existía un pequeño convento de monjas en Hermosillo, en donde se escondían mujeres que querían ocultar que estaban embarazadas, y luego de tener a los bebés muchas se convertían en religiosas.

Las mujeres se iban al convento para huir del desprecio de la sociedad por no estar casadas, sin saber que su destino en el convento era mucho peor que el tener que enfrentar a la gente.

Fueron varios los casos de muchachas que una vez entraron al convento no se supo nada más de ellas, al tiempo el lugar no siguió funcionando ya que todo el mundo murmuraba lo que allí ocurría con las féminas.

Pasados los años, demolieron el convento y encontraron restos de mujeres y bebés enterrados, un pequeño cementerio se encuentra encontraba en el interior del recinto de las monjas. Se dice que cuando se pasa cerca de ese lugar se escuchan lamentos de mujeres y llantos de bebés recién nacidos.

La planchada

Una de las más famosas leyendas de terror cortas de México es la de La planchada, la cual tuvo lugar en el Hospital Juárez de la Ciudad de México, y la protagonista de la historia es la enfermera Eulalia, quien era muy hermosa, de vestimenta impecable y muy bien planchada.

La enfermera era muy dedicada a su trabajo, pasaba buena parte del día en el hospital, por lo que no es de extrañarse que terminará enamorándose de un médico Joaquín, que recién se había incorporado a trabajar en el nosocomio.

Joaquín era un hombre coqueto que no solo le gustaba Eulalia, sino que no tenía reparos al hacerle ojitos a otros mujeres, finalmente terminó teniendo una relación sentimental con la enfermera y hasta con planes de boda.

Sin embargo un día Joaquín le dijo a Eulalia que debía hacer un viaje, y aunque a ella le pareció un poco extraño, no hizo más que desearle que le fuera bien, mientras ella continuaba planificando el casamiento.

Uno de los enfermeros del hospital le confesó a Eulalia que Joaquín se había casado con otra mujer, y que se había marchado para más nunca volver. En un principio no creyó lo que le contaban, pero luego se deprimió y perdió el rumbo de su vida.

Empezó a hacer mal su trabajo, a tratar mal a los pacientes, más tarde enfermó y falleció en el mismo hospital. Posterior a su muerte empezaron a ocurrir cosas extrañas en el hospital, se dice que el alma de Eulalia se encuentra en el hospital y va atendiendo a los enfermos tal como ella lo hacía en sus años de servicio.

La leyenda de la niña de la escalera

En una casa de campo habitaba una mujer junto a sus tres hijos, y al poco tiempo inició una relación con un hombre, que luego se convirtió en el padrastro de los niños. Aquel hombre tenía muy mal carácter, solía perder la paciencia rápidamente con ellos y llegando al punto de agredirlos físicamente.

Y aunque el maltrato era para los tres niños, parecía que sentía mayor odio por la niña de 10 años, a quien golpeaba de manera más salvaje, un día perdió lo estribos y la lanzó por las escaleras, causándole la muerte.

El resto de la familia terminó abandonando el lugar, y cortando toda relación con aquel hombre malvado. Posteriormente llegaron otras personas a la casa, pero salieron espantados, ya que escuchaban la voz de la pequeña pidiendo ayuda.

Otra familia llegó a la casa y permaneció por más tiempo, y además de escuchar que la vocecita de una niña solicitar ayuda, oían un llanto y gritos. Se sentía la presencia de un ser extraño por toda la casa y muy especialmente en las escaleras.

Las personas que llegaron a sentir esa presencia no saben si lo que se presume es el ánima de la niña, intenta brindar protección para que no se caigan por las escaleras o si por el contrario busca tirarlos como lo hicieron con ella. Eso aún se desconoce, pero lo que si es cierto es que esa casa permanece abandonada.

La leyenda del niño de la pelota

De acuerdo a la leyenda existe un edificio de oficinas en el centro de Aguascalientes, México, en donde cuando algunos empleados salen más tarde del horario habitual ocurren hechos extraños, como el que se suscitó una noche cuando una chica abordó el ascensor, luego un hombre ingresó y notaron que empezaron a subir.

Lo que les pareció un poco extraño, ya que estaba programado para no subir más, debido a que el piso de arriba estaba clausurado. El ascensor subió y se detuvo en el cuarto piso, sin embargo no se abrieron las puertas, solo alcanzaron escuchar las risas de un niño y el sonido de una pelota. Inmediatamente el elevador empezó a bajar, el hombre y la chica le comentaron lo que había sucedido  al velador del edificio.

El hombre les dijo que también ha escuchado y que se trata al espíritu de un niño, que murió hace unos años atrás en ese lugar, cuando su pelota se fue al cuarto piso, y cuando el pequeño fue a buscarla, el guardia de seguridad pensó que se trataba de un ladrón y lamentablemente le causó la muerte al pequeño con el disparo de un arma de fuego.

Desde que ocurrió ese suceso, se escucha al niño jugar con la pelota, su risa, sus pasos, toda persona que se queda hasta altas horas de la noche lo puede oír, muchos de los trabajadores por nada del mundo se quedan hasta tarde y los más miedosos terminan renunciado al empleo por temor a ser sorprendidos por el niño de la pelota. 

Estas son solo algunas de las más populares y conocidas leyendas cortas de terror que existen alrededor  del mundo. Esperamos que te hayan gustado, te invitamos a estar atento a nuestras próximas publicaciones.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar