Apartamento secreto de Gustave Eiffel en la cima de la torre del mismo nombre

Apartamento secreto de Gustave Eiffel en la cima de la torre del mismo nombre

Cuando se inauguró la Torre Eiffel en la Expo de 1889, el diseñador Gustave Eiffel ganó un enorme reconocimiento por su trabajo. Sin embargo, el ingeniero no quiso renunciar a la posibilidad de construir un espacio, en el tercer piso de la torre de París, que estaba reservado solo para él. El apartamento privado de Eiffel no era grande, pero acogedor y muy codiciado por toda la élite parisina, que soñaba con ver la ciudad desde más de 300 metros de altura.

Abajo: El interior del apartamento tal como se ve hoy. Fotografía de Serge Melki compartida bajo una licencia Creative Commons a través de Flickr:

Particularmente interesante es la nota del escritor. Henri girard quien, en 1890, escribió en un pequeño volumen dedicado a la Torre Eiffel que su diseñador, Gustave Eiffel, se había convertido el objeto de la envidia general entre los habitantes de París. La envidia, según Girard, no estaba ligada a la fama que la torre había traído a su creador, ni a las ganancias económicas relacionadas con ella, sino, más bien, a una característica de la torre misma:

Eiffel hizo construir un pequeño apartamento en la azotea al que tenía acceso exclusivo.

Fotografía de Les Chatfield compartida bajo una licencia Creative Commons 2.0 a través de Flickr:

Ubicado en el tercer piso de la torre, el apartamento privado de Eiffel no era grande, pero muy acogedor. En contraste con las vigas de acero del resto de la torre, el apartamento fue amueblado con un estilo sencillo, las paredes cubiertas con papel pintado y los muebles elegidos en el estilo tradicional de la artesanía francesa. En el interior también había un piano de cola, que ayudó a crear un ambiente que, en su conjunto, transmitía una sensación de tradición y comodidad. Adyacente al pequeño apartamento hay algunas habitaciones que se utilizan como laboratorio científico.

Abajo: Gustave Eiffel en la sala experimental de su laboratorio aerodinámico

Experimentos en la habitación Eiffel

Una vez que se corrió la voz del apartamento de Eiffel, la élite parisina se puso verde de envidia, e incluso ofreció al científico cantidades locas por alquilar el pequeño escondite, aunque fuera solo por una noche. Eiffel rechazó cualquier oferta, utilizando el espacio como lugar de reflexión y entretenimientos de invitados del calibre de Thomas Edison, quien le obsequió uno de sus fonógrafos presentados durante la misma Expo de 1889.

Caricatura publicada el 14 de febrero de 1887 en el periódico Le Temps que representa a Gustave Eiffel tocando la parte superior de su Torre con la mano derecha

Hoy, después de estar cerrado durante décadas, el apartamento se exhibe para los visitantes que llegan a lo alto de la Torre. Gran parte del mobiliario es original y en su interior hay dos maniquíes con la imagen de Eiffel y Edison en un debate científico.

Apartamento-Eiffel

Fuente: Enciclopedia Británica.

Deja un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar