10 extrañas curiosidades sobre las películas de Alfred Hitchcock

10 extrañas curiosidades sobre las películas de Alfred Hitchcock

El “Maestro de la emoción” fue uno de los directores más importantes y famosos del siglo pasado, y sus películas se han convertido en clásicos del thriller y el terror. Las curiosidades sobre sus películas son sin duda numerosas, pero algunas son más interesantes y caracterizan la personalidad del gran director.

10. En “North by Northwest” Cary Grant tuvo que esconderse en la nariz de Lincoln

Intriga-Internacional

North by Northwest, interpretado por Cary Grant, casi tuvo un final muy diferente. La historia es la de un ejecutivo de publicidad de Nueva York que se convierte en el objetivo de unos espías extranjeros. Mount Rushmore es uno de los escenarios de la película, y originalmente se suponía que la escena final vería a Cary Grant escondido en la nariz de Lincoln después de que espías extranjeros lo persiguieron a través de los rostros de los cuatro presidentes.

Los actores exploraron el lugar y definitivamente se asustaron ante la idea de hacer la escena. Las autoridades intentaron disuadir a Hitchcock de filmar, diciendo que era una falta de respeto. Finalmente, se le prohibió filmar escenas violentas en el parque nacional, y Hitchcock resolvió el problema reconstruyendo Mount Rushmore en Hollywood. En cualquier caso, Cary Grant nunca se escondió en las narices de Lincoln como se asumió originalmente.

9. La película perdida: The Mountain Eagle

El águila montañesa

Según Hitchcock, “The Mountain Eagle” fue nada menos que una mala película. La historia es la de una maestra de escuela que es perseguida por un pelotón de “justicia” local y de un ermitaño que le salva la vida. Los críticos dijeron que la película fue dirigida magistralmente, pero la historia fue bastante lenta y pesada. La película se estrenó en Alemania en 1925 y no fue vista por mucha gente. En Inglaterra y Estados Unidos nunca se mostró y cayó en el olvido. Recientemente se encontraron una serie de imágenes fijas, pero aún falta la película.

El rodaje no estuvo exento de dificultades, y su historia es definitivamente interesante. Se suponía que el escenario era Kentucky, pero Hitchcock filmó la película en un pequeño pueblo austríaco en Obergurgl. Nevó mucho la noche anterior al rodaje, y Hitchcock usó mangueras contra incendios para derretir la nieve. El decorado se hizo a partir de las casas reales de los aldeanos y el techo de una de las casas se derrumbó. Hitchcock recompensó la solicitud del propietario con el doble de la cantidad, dándole dos chelines para construir un nuevo techo. Los aldeanos tenían una mala visión de los actores y personas involucradas en la película, y el propio Hitchcock se negó a quedarse en la posada del pueblo, luego de una violenta gripe que le hizo vomitar y que, según dijo, fue provocada por los propios habitantes del pueblo. pueblo.

8. El extraño metraje de Marnie a caballo

Disparo-Marnie

Marnie es la historia de una mujer seriamente atribulada perseguida por los traumas de su pasado. Uno de sus únicos relevos es su caballo, Forio. Para disparar, Hitchcock no utilizó las tomas al aire libre, sino que utilizó una cinta de correr de 10 metros de largo para montar la hermosa Tippi Hedren. Mucho más tarde, la propia Hedren diría que el caballo era una de las pocas cosas que recordaba con placer del set de filmación.

7. Un verdadero ataque de aves en California

Aves

El 18 de agosto de 1961, miles de pájaros se apresuraron a llegar a la bahía de Monterey, California, aterrorizados por ninguna pesadilla conocida. Las aves marinas invadieron edificios y casas, fábricas y puertos, antes de caer al suelo. Poco tiempo después, el diario que publicó la noticia, el Santa Cruz Sentinel, recibió una llamada de Hitchcock, quien estaba interesado en conocer más sobre la pesadilla alada que había caído sobre la ciudad. Esta noticia le llevó a producir la película “Los pájaros”, que se estrenaría en 1963.

Tres décadas después volvió a pasar y, esta vez, fueron pelícanos pardos atacando a personas y cosas al azar, sin lógica. Según los biólogos de la Universidad Estatal de Louisiana, la toxina responsable del extraño comportamiento de las aves se llama ácido domoico y es producida por un tipo de alga llamada Pseudo-nitzschia.

6. Las escenas en el baño

Escena-Bagno

Hitchcock estaba obsesionado con los baños. Este era uno de los decorados favoritos del director, quien usaba el baño como un espacio escondido para que se cometieran delitos o para esconder algo. Todo esto, aderezado con cierto humor inglés. Hitchcock también encontró otra forma de incluir el baño, a nivel metafórico, en películas donde no encontraría lugar. En la película “Prisoners of the Ocean”, del ’44, John Kovac tiene un tatuaje con las letras “BM”, mientras que en “Shadow of Doubt”, del ’43, las mismas letras están grabadas en un anillo. ¿Qué significa BM? Defecación.

5. La primera película de Hitchcock

https://www.youtube.com/watch?v=QlB9J2F_h6Q

En 2011, el mundo del cine se vio sacudido por un “terremoto” cuando se descubrieron tres carretes de un viejo melodrama en un archivo de Nueva Zelanda. “The White Shadow” es la historia de dos hermanas gemelas con personalidades opuestas, una buena y otra mala, que se involucran en un entorno lleno de misteriosas desapariciones, errores de identidad, romance salvaje y encuentros absurdos.

En esta película, Hitchcock aparece como asistente de dirección, director de arte, escritor y editor. Su toque fue tan evidente que la película, aunque no se encontró completa, fue inmediatamente reconocida como suya. Era un joven de 24 años en ese momento, y pasarían más años antes de que se lo reconociera universalmente como un genio del séptimo arte.

4. El verdadero crimen que inspiró “La ventana del patio”

La-ventana-al-patio

The Backyard Window es una de las películas más famosas de Hitchcock, y si Ed Gein fue el hombre que inspiró a Psycho, la película de James Stewart también tiene una génesis similar. Ambientada en un patio urbano, la película trata sobre un fotógrafo confinado en un apartamento con una pierna rota que se encuentra en la escena de un asesinato. La idea surgió de un caso extraño de la década de 1920. El 2 de mayo de 1924, la policía de Londres arrestó e interrogó a un hombre llamado Patrick Mahon. El hombre se encontraba en la estación de tren con una maleta sospechosa, dentro de la cual había ropa ensangrentada y un cuchillo.

La policía no creyó la historia de que regresaba a casa con comida para perros, y cuando expresaron dudas Mahón respondió con una especie de confesión. La verdad completa no salió a la luz hasta el día del juicio, cuando se descubrió que el hombre había despedazado el cadáver de una mujer, que según el hombre había fallecido por causas accidentales, y que no sabía cómo sacarla de la casa para no hacerlo. ser acusado de asesinato. Mahon decidió entonces ir a la estación y esparcir partes del cuerpo del tren, para no permitir que se encontrara un cadáver. Algunos restos óseos se encontraron parcialmente quemados en su chimenea, pero nunca se rastreó la cabeza. La idea de hacer una película con el cuerpo destrozado surgió de ese caso de los años veinte.

3. Stalkers de Janet Leigh

Janet-Leigh

Muchas de las mujeres de Hitchcock quedaron traumatizadas por su trabajo en sus películas, pero Janet Leigh lo estaba particularmente. En los 35 años posteriores a la película, la mujer recibió constantes amenazas de muerte, que aseguraban que Marion Crane merecía morir de la manera descrita en la película. Durante esos años la mujer cambiaba constantemente de números, pero las amenazas continuaban. En medio de las cartas de admiradores a menudo se encontraba con amenazas de muerte, y eso la hacía aterrorizar a las duchas. En su propia casa solo tenía bañeras, y cuando se encontraba en hoteles o en casas de amigos, el terror de ducharse era siempre muy alto.

La actriz envió todas las cartas al FBI, pero los investigadores no pudieron explicar el misterio. Leigh también se negó a ver la película, temiendo que sus temores se profundizaran después de verla. Toda su vida se duchó con la cortina abierta y la mirada fija en la puerta.

2. El asesinato que bloqueó la transmisión de Psycho en televisión

Psicópata

Estrenada en los cines en 1960, Psycho debutaría en televisión en la cadena de televisión CBS en septiembre de 1966. La cadena pagó 800.000 dólares por los derechos de la película, pero la película nunca se proyectó debido a un homicidio inquietantemente similar. tuvo lugar unos días antes de la transmisión. Chuck Percy era un senador de Chicago y su hija Valerie fue encontrada muerta en el dormitorio de arriba de su mansión de 17 habitaciones.

Según los investigadores, el asesino conocía la casa, sabía a dónde ir y estaba allí con el único propósito de matar al estadounidense de 21 años. La mujer fue asesinada a tiros, y la madre de Valerie lo vio parado encima de la víctima, pero nunca fue llevado ante la justicia. El crimen tuvo lugar demasiado cerca de la proyección de Psycho, y CBS canceló cualquier emisión, pensando que era de mal gusto mostrar una película tan inquietante a raíz de un trágico evento que había sacudido a Estados Unidos. CBS nunca proyectó Psycho, y la película hizo su debut televisivo solo seis meses después, cuando una estación de Nueva York decidió transmitirla, reduciendo la escena de la ducha a solo tres puñaladas.

1. Su cameo modificado

camafeo

Una de las marcas de Hitchcock fueron sus cameos. A medida que las apariciones en películas eran cada vez más populares, muchas personas se distrajeron al no seguir la trama, buscando al director entre los actores.

Sin embargo, hay un cameo que es absolutamente especial. Hitchcock en Notorious está en una fiesta bebiendo una copa de champán. Sin embargo, originalmente su apariencia debió ser bastante diferente. El director interpretó a un sordomudo que caminaba por la calle con una mujer, a la que abofeteaban cuando señalaba algo inapropiado. La historia del cameo se filtró y las cartas de protesta fueron tan numerosas que el director se rindió.

Otros cameos notables están en “Birds”, donde también aparecen sus dos perros, Stanley y Geoffrey, en “The Thief”, donde el director es el narrador inicial y es la única película en la que habla, mientras que en “Prisoners of the Ocean ”el director no encontraba lugar en un bote, por lo que se hizo fotografiar a sí mismo en un periódico, que curiosamente lo retrató primero cuando pesaba 135 kilogramos y luego cuando tenía unos 90, destacando su obsesión por el peso.

Deja un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar